Derechos de los niños 2: ISLAS MARSHALL

11/04/2014

Las islas Marshall es una zona subdesarrollada en la mayoría de sus regiones. Según la Red de Información de los Derechos del Niño (CRIN) resulta muy difícil acceder al agua potable y a la electricidad. Además, en las últimas islas originadas en el archipiélago, se viven situaciones como que las familias obligan a sus hijos a trabajar debido a la inestabilidad económica lo que conlleva que la educación se vea apartada y provoca que los niños de las islas Marshall sean privados de sus perspectivas de futuro.

Principales problemas que afectan a los niños en las Islas Marshall

Pobreza Condiciones básicas de vida. En este archipiélago, las condiciones de vida varían de una isla a otra. Por ejemplo, en algunas regiones como Majuro Atoll o isla Ebeye, el acceso a la electricidad y al agua potable es muy difícil.

Inestabilidad económica La escasez de actividades y recursos en las islas del archipiélago fomentan que la población se dedique principalmente a la pesca y a la industria del coco. Teniendo en cuenta que el salario mínimo es de 2 dólares la hora, se llega a entender el nivel de inestabilidad existente en algunas zonas donde apenas hay recursos. Por tanto, las familias sólo generan unos ingresos muy pequeños para mantener a sus hijos.

Salud. La ausencia de agua potable y de servicios básicos en las zonas más pobres afectan especialmente a los niños quienes contraen diversas enfermedades como disentería, fiebre y problemas respiratorios. Según el CRIN, el crecimiento medio de los niños es inferior a la media y se han observado algunas deficiencias en su alimentación además de escasez de tratamientos médicos apropiados.

Garantía de los derechos de los niños. Según el Departamento de Estado de los Estados Unidos de América, las islas Marshall no forman parte de la Convenio de la Haya de 1980 sobre los Aspectos Civiles de la Sustracción Internacional de Menores. Con respecto a la protección de los niños frente a los abusos sexuales y actos negligentes, el nivel de prevención es ínfimo por lo que estas prácticas han aumentado de forma alarmante. Incluso, el Código Penal no recoge los abusos físicos hacia los niños como un delito. También es importante señalar que actualmente, no existen leyes en materia de pornografía infantil. Además, el derecho laboral no recoge un salario mínimo para los menores a pesar de que los sectores en los que los niños trabajan, acarrean jornadas laborales intensivas. Por ejemplo, es habitual encontrarse con niños en Atolls que ayudan a sus padres trabajando en la pesca, la agricultura, en la venta al por menor así como en otros pequeños negocios.

Derecho a la Educación. Como sucede en la mayoría de los Derechos del Niño, el derecho a la educación se cumplirá dependiendo del nivel de vida de los padres. En el país que nos concierne y debido a las complicadas condiciones de vida, los bajos salarios y la situación geográfica, es muy difícil garantizar el acceso a la educación. Por ejemplo, para un niño que resida lejos de la escuela y cuyos padres tengan muy pocos recursos, será muy poco probable que pueda acceder a la educación ya que su familia no podrá pagar las tasas escolares y por tanto, tampoco podrá beneficiarse de los comedores escolares.

Autores:Yann Deffays y Aude Peltier