El tercer Foro Mundial de Economía Circular (WCEF2019) El foro de la ambición y la escalabilidad social.

Han pasado tres años desde el primer World Circular Economy Forum (WCEF) en Helsinki (Finlandia) y, después de su paso por Japón en 2018, y con un avance global en concienciación, generación de conocimiento y movilización de gobiernos, ciudades, empresas y la sociedad, el WCEF2019 vuelve a Finlandia y se presenta como el foro de la ambición para escalar los progresos realizados hasta la fecha.

Ante la mirada de más de 2000 personas de 90 países, el pasado 5 de junio tuvo lugar la apertura del foro con música fusionada con la naturaleza y la intromisión de unos manifestantes necesarios, adolescentes representando los cinco continentes del mundo reclamando un planeta más saludable en todos los aspectos. Por delante, cuatro días para conocer las tendencias más relevantes en la temática vinculadas con el agua, las ciudades, la bioeconomía y los plásticos, el sector de la construcción, el uso de los datos, la educación, las acciones de la sociedad, las iniciativas de gobiernos y empresas y la mirada en los países en vías de desarrollo, entre otros.

El foro arrancó con tres mensajes claros: (1) Necesitamos una transición de modelo justa e inclusiva; (2) es necesario movilizar aquellas inversiones con impacto que permitan escalar las soluciones más innovadoras; (3) y es clave avanzar en una mejor gobernanza global, nacional y local con políticas públicas que permitan hacer real la economía circular para las empresas y la sociedad.

Y todo esto desde la visión holística que propone la Agenda 2030, por lo que también estuvieron muy presentes otros retos clave como la pérdida de la biodiversidad, el cambio climático, la calidad del aire y, sobre todo, las personas. En este sentido, una de las necesidades identificadas fue ajustar la agenda climática con la agenda circular, ya que una economía circular es una economía baja en carbono en la que el ciudadano también tiene su parte de responsabilidad para alcanzar el objetivo del Acuerdo de Paris (1,5ºC lifestyles).

El gran reto es cómo construir un contexto que permita vincular las oportunidades financieras y sociales con los retos del planeta, creando mercados que hagan rentables las materias primas secundarias (y poco rentable la extracción de materias primas vírgenes) y que potencien un crecimiento de los negocios circulares, reduciendo las ineficiencias del sistema y la cantidad de residuos generados.

En este sentido, destacar la intervención de Peter Baker, presidente y CEO del World Business Council for Sustainable Development (WBCSD), en la sesión sobre cómo generar un entorno para el desarrollo de los negocios circulares, donde mencionó tres aspectos en los que necesitamos avanzar para conseguir una escalabilidad y un mayor impacto positivo:

Más especificidad. Es necesario llevar a cabo un análisis específico sobre la circularidad de cada sector y su cadena de valor para poder avanzar más rápido, ya que los retos y las soluciones son muy distintas. Un buen ejemplo es el avance global en la lucha contra la contaminación de plásticos desde la creación por parte de Ellen McArthur Foundation del concepto de la Nueva Economía de Plásticos, que dio lugar a una agenda vinculada con este reto, una gobernanza a distintas escalas y una acción empresarial, como la Alliance to end Plastic Waste, lanzada por el WBCSD

Más medición y un lenguaje común. Necesitamos ser más ambiciosos en la medida del progreso empresarial en términos de circularidad. Actualmente no existe ningún informe de sostenibilidad empresarial en el que se reporte claramente cómo de circulares son los productos o áreas de negocio. Al contrario que en acción climática, donde existen marcos comunes (Greenhouse Gas Protocol o el Task Force on Climate-related Financial Disclosures del Financial Stability Board), en economía circular no existe ningún marco que ofrezca un lenguaje común y que permita medir el progreso de las organizaciones y poder compararlo a nivel global.

Esta es precisamente la temática elegida por el Grupo de Acción en Economía Circular de Forética para trabajar durante este año (2018-2019), con el objetivo de poder avanzar en la medida de la circularidad de las empresas yendo más allá de la eficiencia de recursos, sino traduciendo esos datos en decisiones empresariales estratégica y midiendo su impacto en la sostenibilidad global a través de su contribución con las metas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Mayor coste de capital circular. Finalmente, Baker mencionó la necesidad de generar un contexto que permita crear valor a las empresas circulares a través de impuestos y pricing vinculados con el uso de materias primas y de impacto ambiental, como palancas de cambio y como motores para mejorar el coste de capital de las empresas, incrementando su rentabilidad y reduciendo sus costes.

Y es que la economía circular se presenta como una nueva manera de crecimiento económico, que podría generar hasta 4,5 trillones de dólares hasta el 2030, consiguiendo desvincular el crecimiento económico del consumo de recursos y de la generación de residuos, según Accenture.

Baker terminó su intervención diciendo que no podemos acomodarnos con pequeños proyectos piloto, tenemos que ser ambiciosos porque solo el 9% de los materiales han sido recirculados a nivel global y eso quiere decir que el 91% de los recursos están siendo desperdiciados, con el impacto que eso supone para la economía, la sociedad y el medio ambiente.

El cierre final tuvo un mensaje protagonista de llamada a la acción a Europa para que muestre un liderazgo global en economía circular en gobernanza y movilización de recursos y como herramienta para hacer una Europa más eficiente y más justa.

Desde Forética vemos imparable la transición hacia una producción y consumo más responsables y seguiremos apoyando a las empresas trasladando las últimas tendencias, identificando las oportunidades de negocio y visibilizando sus acciones para que puedan seguir generando valor para el medio ambiente, la economía y la sociedad a través del cambio de modelo.