EXPERIENCIAS EN EL BLOG I: TESTIMONIO DE VOLUNTARIADO EN EL PROYECTO EDUCACIÓN Y ASISTENCIA CON MENORES CON DISCAPACIDAD EN KENIA.

Mi llegada ha sido muy bien recibida. Los trabajadores del centro me acogieron con mucha amabilidad y teniendo paciencia para enseñarme como se realizaban allí las tareas.

El horario de trabajo era de 8am a 4pm. Cada semana se impartía un calendario con las tareas a realizar, clasificadas por las diferentes salas: Day Care, Special Coaching, Coaching, Therapy y Kitchen.

En Day Care se trabajaba en niños de hasta siete años sus capacidades físicas e intelectuales, haciéndoles juegos para su desarrollo neuronal o cantándoles canciones, así como estimulando sus movimientos.

Los niños de Special Coaching eran aquellos que empezaban su aprendizaje tanto de lectura como de escritura. También se les hacía juegos didácticos con fichas.

En Coaching estudiaban los mayores, rondando la adolescencia. La labor allí era el apoyo para fomentar el aprendizaje tanto de matemáticas, ciencias o lengua.

Aquellos niños que acudían a Therapy necesitaban ayuda para fomentar y estimular su movilidad física.

Los días de Kitchen consistían en fregar los accesorios de cocina y preparar la comida.

El coordinador de Kenia me brindó apoyo en todo momento, ha sido la persona que me ha ayudado en mi instalación en el país, brindándome ayuda para arreglar temas de electrodomésticos en el hogar, enseñándome cómo era la vida allí, ayudándome a organizar mis viajes personales del tiempo libre, ayudándome también en apoyo administrativo y proporcionándome una línea de móvil para comunicarme en Kenia.

Al principio costó hacerse al acento que entonan en inglés, pero me acabé acostumbrando.

He conocido la forma de vida de Nairobi y Mombasa. También cabe mencionar que la vida en las aldeas no tiene mucho que ver con la de las ciudades, puesto que en estas últimas he detectado mayor número de indigentes y pobreza. En cuanto a la relación y contacto con la comunidad local, he tenido la oportunidad de conversar con la gente local sobre nuestras diferentes culturas y formas de vivir, etc..

Recomendaría la experiencia sin duda.

Cristina.