EXPERIENCIAS EN EL BLOG II: TESTIMONIO DE VOLUNTARIADO EN EL PROYECTO EDUCACIÓN Y ASISTENCIA CON MENORES CON DISCAPACIDAD EN KENIA.

Lola Alfeirán, estudiante de tercer curso de Fisioterapia Y Raquel Oller, Fisioterapeuta titulada:

Ambas participamos en el proyecto Educación y asistencia con menores con discapacidad en Nairobi, Kenia.

Nuestra llegada a Nairobi fue en días diferentes, tuvimos la suerte de coincidir una semana en Nairobi, la última semana de Raquel y mi primera semana. Gracias a ella y a las trabajadoras del centro conseguí adaptarme desde el primer momento, me siento muy agradecida de haber contado con su apoyo.

El centro se divide en cinco partes principales, las oficinas, la cocina y comedor, la clase de las niñas y niños con necesidades especiales, la clase con los niños más mayores y el “day care”, con los niños y niñas más pequeños con diversidad funcional donde se incluye la parte de terapia.

Tanto Raquel como yo trabajamos en la sala de terapia realizando sesiones de fisioterapia a las niñas y niños del centro. Muchas veces acudían las madres y padres con sus hijas/os y nos ayudaban en las sesiones, además nos preguntaban sus dudas y se preocupaban por poder aprender algunas cosas para poder hacer en sus hogares con sus niñas/os. Sin embargo también tuvimos la oportunidad de participar en las clases, en la cocina y ayudar a dar de comer a los niños y niñas con diversidad funcional.

Además, todos los lunes venían otros fisioterapeutas voluntarios Kenyatas y hacíamos puestas en común compartiendo algunos conocimientos. Nos sentimos agradecidas por lo que hemos aprendido de ellos y muy afortunadas de poder aportar nuestros conocimientos.

Las dos pensamos que el centro aporta una gran ayuda a todos los niños que lo necesitan, tanto en educación, como en rehabilitación y nos sentimos muy afortunadas por haber podido ayudar en un proyecto tan bonito.

Además de participar en el proyecto, hemos tenido la oportunidad de conocer la Mombasa y el Parque Massai Mara, hemos podido hablar con la gente y conocer su manera de pensar y todas sus costumbres.

Ambas coincidimos en que hemos conseguido el objetivo de poder dar ayuda a los que más lo necesitan, sin embargo hemos recibido de toda la gente mucho más de lo que podíamos haberles ofrecido en forma de cariño, amabilidad y felicidad.

Queremos dar las gracias a todo el personal y a todas las niñas y niños del centro por darnos tanto cariño, por su amabilidad y por hacer que nos sintiéramos parte del centro desde el primer momento. Por ayudarnos a adaptarnos desde el primer minuto, por intentar enseñarnos el idioma y por enseñarnos sus costumbres y su forma de vivir.

También queremos agradecer a ASTREA ONG por darnos la oportunidad de participar en este maravilloso proyecto que recordaremos siempre y sobre todo queremos dar las gracias a Laura Maurelo por su paciencia y por resolvernos todas las dudas y problemas antes, durante y después del proyecto.